Proyección de granalla

El granallado es una técnica que consiste en la proyección de micro-perlas con la ayuda de una granalladora sobre la superficie de un objeto para modificar su estructura exterior. Los objetivos deseados son el tratamiento de superficies para mejorar su aspecto, al igual que la técnica del arenado, y el pretensado o shot peening, para mejorar las calidades técnicas de las superficies.

El principio es la proyección continua y de alta velocidad (hasta 100 m/s) de pequeñas perlas de acero, de vidrio o de cerámica sobre la superficie de la piezas a tratar. Bajo la acción de martilleo, de bruñido o de batido en frío, la superficie sobrepasa el límite de su elasticidad y pasa una deformación plástica de una pequeña capa (de algunos centímetros a décimos de milímetro).

El resultado depende de algunos factores:

  • La naturaleza de la materia a tratar
  • La naturaleza y la dimensión de la granalla
  • El rendimiento y la velocidad del impacto
  • La dirección del chorro

Hay dos modos de proyección:

  • La proyección neumática: la granalla es mezclada con aire comprimido que el operador proyecta directamente sobre la pieza a tratar gracias a un tubo flexible. La proyección neumática de granalla puede hacerse en una cabina con mangas y ofrece la ventaja de poder ser dirigida.
  • La proyección mecánica: por ejemplo en una granalladora a turbina, una rueda de paletas gira a alta velocidad, cual fuerza centrífuga proyecta la granalla y forma un telón que trata las piezas.
SUBIR